viernes, 2 de noviembre de 2012

Un correo.... un adiós....

Tú no eres sumisa.

Así empezaba el correo que he recibido hoy, quizás no lo soy, quizás lo he soñado, no lo se y no lo sabré jamas.

Adiós


5 comentarios:

  1. No permitas que nadie te diga o que eres o no eres… la única persona que sabe quién es realmente es uno mismo, no porque se distorsionen conceptos, opiniones, o puntos de vista se esta en lo cierto o absoluto; existen infinidad de “amos” o “dominantes” que se creen omnipotentes mientras aun nos muy pequeños… el hecho de no acatar una orden o de pensar en uno mismo o de ser autosuficiente NO implica que no se es sumisa … no se cual haya sido la razón; pero te aseguro que nadie está en lo absoluto y por ende no se tiene el derecho de etiquetar a una personan por no caer dentro de expectativas…

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. De nuevo se me atragantan las palabras al leerte, y realmente no creo poder decir nada que tu misma no hayas ya pensado y gestionado, pues creo en tu fortaleza.

    Solo me sale decir que no importa el nombre que te pongan, lo que crean o dejen de creer. Nadie es o deja de ser una palabra determinada, todos somos y no somos dependiendo de nuestra propia esencia y de quien esté compartiéndola con nosotros.

    Sé siempre tu misma, fiel a como eres, porque solo ante ti deberás responder en tu soledad.

    ¿que importan las palabras? solo son eso, sumisa, no sumisa, tu eres tu, con tu forma de sentir, única y personal y tu seras o dejaras de ser sumisa dependiendo de quien consiga ser merecedor de ello.

    Eres una mujer fuerte, no un ser débil, ¿que valor tendría entonces tu entrega?...tu sometimiento es un regalo muy preciado, y cuando lo entregues será orgullo para quien sea capaz de hacerlo aflorar y aceptarlo como un importante presente.

    Siento si mis palabras no son adecuadas o no sirven de nada, pero es lo que al leerte mi alma quiso decirte...

    Te mando un gran abrazo...sabes donde me tienes si me necesitas.


    ResponderEliminar
  3. Siempre hay cierta acritud en las despedidas, de todas formas ser sumisa no es una etiqueta que te puedan poner o quitar desde fuera, es un sentimiento visceral, algo inherente de tu personalidad que puedes o no potenciar si tienes a la persona adecuada a tu lado. A veces las cosas fluyen, y en otras ocasiones fallan estrepitosamente, pero uno no deja de ser dominante o sumisa simplemente por eso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Una despedida no obliga a cambiar una pulsión o necesidad de ser feliz, dentro o fuera de la sumisión.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Ufffff, de verdad, a estas alturas te dicen eso??? dios mio, que mente tan privilegiada tiene esa persona, lo siento me meo de la risa, que nos gusta meternos donde no, nos llama, sumisa,bruja, roquera, ect ect, no le sobra con saber que eres mujer? que no es poco, si pensara lo que una mujer puede llegar a desempeñar, lo de ser sumisa o aviadora sería el menor de los problemas.
    Ainssss por dios.

    ResponderEliminar

Tu opinión es tan importante como la mía, haz como en tu casa pensando que estas en la mía...

Linkwithir

...