lunes, 27 de septiembre de 2010

Humo, mucho humo....


Pues sí, ha salido humo de las tarjetas, ha lucido una sonrisa sincera y sin preocupaciones en mis labios los dos días, he dejado que el vil metal escapase de mis dedos provocándome algún momento de remordimiento del comprador, pero me da igual.

No me había dado cuenta lo maravilloso que es volver a la edad del pavo, perderme entre trapos en un probador, carmín de labios, demostraciones de cremas, cargar con bolsas que no han supuesto un teorema matemático para cuadrar cuentas.

He tenido un fin de semana egoísta, donde he sido, primero yo, luego yo y siempre yo. Ha sido increíble no compartir nada con nadie, solo conmigo y ello me ha demostrado que soy feliz con mi compañía que no necesito estar con otras personas para pasar un buen rato, que conste que me encanta compartir mi tiempo con amigos, familia, Dueño, pero ver que me quiero y respeto al punto de que estar dos días conmigo no es un aburrimiento me ha abierto todo un abanico de sentimientos, de reafirmaciones y de seguridad.

No he meditado, ni me he comido el tarro (solo unos bombones Godiva mientras hacia una parada a media tarde con el café), ni he buscado tres pies al gato, simplemente he sentido sin remordimientos.

Y ahora que ya volví... a ver que me encuentro por ahí

Un beso muy dulce

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es tan importante como la mía, haz como en tu casa pensando que estas en la mía...

Linkwithir

...