viernes, 6 de agosto de 2010

Por fin, podré mirar las nubes



No sé a que se ha debido exactamente, pero este año la llegada del mes de agosto me ha resultado una espera interminable, faltan ya pocas horas para que acabe mi jornada laboral de hoy y no hago mas que mirar el reloj, ¡qué día más interminable!

Estoy deseando llegar a casa y meter el despertador en un cajón, sabiendo que me esperan tres semanas de poder estar en la cama hasta que el cuerpo aguante, que conociéndome como me conozco no será más tarde de las ocho de la mañana, pero teniendo en cuenta que normalmente me levanto a las seis, son dos horas más.

No he planificado nada extraordinario, solo el disfrutar de no tener prisa, el poder saborear un buen te acariciada por los rayos suaves de la mañana, oler la poca humedad que le queda a la tierra del rocío de la noche anterior y sobre todo el silencio, a esa hora la peque sigue durmiendo y solo estoy yo disfrutando de mis pensamientos.

Hace años que saboreo mejor esos días que los que luego estoy viajando, tal vez sea porque en el fondo siempre he sido un tanto solitaria, celosa de mi intimidad y no me gusta mucho, por no decir nada que me pregunten en que pienso.

Tic... tac... tic... tac... ains, solo han pasado dos minutos, aún me faltan tres horas, y por fin podré tumbarme en el césped a ver las formas que toman las nubes.

Un beso muy dulce

4 comentarios:

  1. Pasa unas felices vacaciones, y sobretodo, escocha el silencio, sule ser el más sensato de todos nuestros consejeros.
    Un beso y feliz verano.

    ResponderEliminar
  2. Espero que ya le estés cogiendo el "ritmo" a las vacaciones.

    Mmmmm el silencio.... ahora, justo ahora... cuanto daría por disfrutarlo!!!

    Saludos para tí, respetos para tu Señor.

    ResponderEliminar
  3. Mil gracias oculto, con una niña pequeña es díficil encontrar el silencio.... pero se intenta... jajajajaja
    Un beso muy dulce

    ResponderEliminar
  4. No se si lo estoy cogiendo yo a las vacaciones o las vacaciones a mi, pero le aseguro que sigo viendo el amanecer, eso si, mas relajada y en ese momento tengo silencio, salvo por la perra que anda ladrando a no se que....
    Un beso muy dulce

    ResponderEliminar

Tu opinión es tan importante como la mía, haz como en tu casa pensando que estas en la mía...

Linkwithir

...