miércoles, 2 de diciembre de 2009

Se acercan las "infernales" navidades...



Se acerca el tiempo en el que poco a poco van saliendo a flor de piel los siete pecados capitales, pero todos proclaman que es tiempo de paz y felicidad, sin embargo si agudizas un poco el olfato los hueles todos en cualquier centro comercial.

La soberbia: este aparece en la forma de que soy quien mejor monta el belén, decora la casa, atiende a la familia y amigos y sin embargo no se dan cuenta que quien debe ir a esa casa entra con los hombros hundidos como si llevase una losa de doscientos kilos sobre los hombros... "cuidado con el árbol, que el niño no toque el nacimiento, no dejes ahí el vaso..."

La avaricia: lo quiere todo, lo toma todo, se queda con las bolsas decoradas donde van los regalos, lazos, papeles... y tu le miras sin entender el uso que le piensa dar, y acabas llevando ese horrible jersey en la mano porque no es capaz de dejarte la bolsa en la que iba...

La lujuria: o mas bien la ausencia de ella, porque a ver quien puede sentir lujuria viéndote con el jersey a rallas de colorines que te han regalado...

La gula: ¡campeón en esos días!, ya no puedes caminar, el solo ver la comida te enferma... pero sigues a ello, bocado tras bocado....

La envidia: que sientes al ver el precioso bolso de tu hermana y tu jersey a rayas....

La pereza: tumbados en el sofá, sin poder respirar, con la comida regurgitando pero no haces nada por ir a dar un buen paseo para que baje

Y sin embargo muy a pesar de que todos dicen por activa y pasiva que odian estos días, ahí estamos, con el amigo invisible para la cena de empresa, comprando marisco a precios disparatados, juguetes... ese tema mejor lo dejamos... sigo sin encontrarle sentido a alguno y mucho menos a los precios...

Pero estamos subidos a la ola... nos dejamos llevar y entonces piensas... como serian mis navidades ideales... y son tan simples... necesito tan poco... y justamente lo que mas deseo y necesito no puedo tenerlo, por mi culpa, mi cobardía, mi comodidad... ¡yo que se!

Lo único que se es que serán nuestras segundas navidades juntos, que en cuanto tragare la ultima uva el día 31 seras a la primera persona que llamare... como el año pasado...

Así pues... empiezo este fin de semana a preparar estas "infernales" fiestas, a organizar cenas, comidas y demás milongas... con lo agustito que estaría sobre tus rodillas sintiendo tu mano en mi trasero... mmmm así las doce campanadas... ains....

Eso sería demasiado perfecto y no existe la perfección, así que como una buena niña voy a poner mi sonrisa navideña en mi boca, aguantare lo inaguantable... y solo pensare en la recompensa que es estar a tu lado, a tus pies, en tu corazón.

Dulces sueños... te quiero mi amor



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es tan importante como la mía, haz como en tu casa pensando que estas en la mía...

Linkwithir

...