miércoles, 9 de diciembre de 2009

La belleza del silencio

A mucha gente le incomoda el silencio, prueba de ello son los ascensores, a mi me encanta "amargar" a la gente que no conozco y con la que coincido en un ascensor.

Es ese pequeño diablillo que tengo, que me hace entrar, saludar y mirarlos a la cara con una media sonrisa, apoyada en la pared totalmente relajada.

Los veo mirarse los zapatos, el móvil como si hubiese un mensaje y los mas desesperados acaban hablando del tiempo, ¡me encanta!

Se que es de ser muy cabrona, pero no lo puedo remediar, ese control de la situación me deja totalmente orgasmica, ese momento de maldad... de dominar la situación... me encanta!

Disfruto de los silencios, de quedarme simplemente mirando al que tengo enfrente y observarle, eso me permite conocerle mucho mejor, saber que significa cada gesto. Me he dado cuenta que mi Dueño es igual se queda mirándome, como estoy sentada, si muevo algún músculo ya sabe al momento que tal día he tenido, de verdad, si algo me preocupa, hasta el grado de cansancio que tengo.

Y lo mas curioso es que como no disponemos de mucho tiempo no practicamos mucho lo que se dice el silencio, y sin embargo en ese sentido me gana la partida.

Aunque debo confesar que ni tan siquiera me he tomado la molestia de intentar ganar el pulso, para que.... es mas terco que yo... es malgastar energías en tonterías y la verdad prefiero algo mas productivo con el... jajajaja




2 comentarios:

  1. el silencio tiene su propio tiempo, su propio lenguaje.

    La elocuencia de una mirada en silencio..

    que mar de sentimientos¡¡¡¡


    un beso, bella...

    ResponderEliminar
  2. Me gusta cuando en un silencio, tranquilo, sosegado se dicen tantas cosas que no hay otro modo de decirlo.
    Cuano me mira en silencio, veo en sus ojos la satisfacción que le proporciono
    Un dulce beso cielo

    ResponderEliminar

Tu opinión es tan importante como la mía, haz como en tu casa pensando que estas en la mía...

Linkwithir

...