lunes, 30 de noviembre de 2009

Cada día un poco más...

Aquí estamos, un nuevo lunes, una nueva semana, toda nueva lista para mostrarnos un mar de sensaciones.

A veces pasan los días y sabes que ha sido exactamente igual que el anterior, alguna variación pero poca cosa, simplemente se va repitiendo una cosa tras otras sin novedad.

Pero en realidad hay una gigantesca montaña de novedades pero son tan sutiles, tan livianas que ni las apreciamos, no nos tomamos tiempo para ello, simplemente vamos sumando, sin tener en cuenta los hermosos detalles que han sucedido.

Teniendo en cuenta las tensiones de la semana pasada ha sido un día tranquilo, suave y sosegado así que en cuatro ratos muertos me he puesto a pensar sobre esta relación que mantenemos mi Dueño y yo, para muchos puede parecer inexistente, sin apenas vernos y sin embargo es tan plena, al contrario de lo que cabría esperar no se esta debilitando por la ausencia de la que tantas veces me he quejado, de no poder tocarlo, acariciarlo, sentir su gran mano golpeando mi trasero, su aliento acariciando mi oído.

Todo eso no lo puedo tener, la vida es así, no eliges de quien te enamoras, a veces es un encaprichamiento otras simplemente va surgiendo, despacio, pero firme y fuerte y crece en tu interior de tal modo que de pronto te das cuenta... cuenta de que te has entregado como sumisa y como mujer, que en ese momento tienes toda la libertad, casi puedes volar, nunca me he sentido tan libre como ahora a pesar de no haber estado nunca tan atada a tantas cosas como ahora.

Pensé que el tiempo y la distancia haría que fuese pasando, que poco a poco nos iríamos alejando el uno del otro, siempre sucede, no es de extrañar porque necesitamos sentir el cuerpo que deseamos a nuestro lado pero a veces ocurre lo contrario, a cada minuto que pasa ves que ese sentimiento lejos de ir menguando va a mas...

No ha sido lo que ha ocurrido, simplemente mi cerebro ha aceptado lo que hace tiempo que le esta dicieno mi corazón, es él, solo él. Imposible nadie más, no hay vuelta atrás y no la quiero.

Soy feliz como nunca... nunca imagine ser tan feliz.


1 comentario:

  1. Las libélulas siempre vuelan hacia delante..... sé libélula corazón.
    Un beso eterno

    ResponderEliminar

Tu opinión es tan importante como la mía, haz como en tu casa pensando que estas en la mía...

Linkwithir

...