martes, 18 de agosto de 2009

¿Por donde empezar?

Hay tantas cosas que quiero decirte que en realidad no se por donde empezar, debería ser por el principio pero no lo tengo ordenado en mi mente asi que lo dejare salir en tropel y ya se organizara solo o no, lo importante es que lo diga.

Como a muchos que han sido adictos al trabajo al final pasa factura y acabas con un ataque de ansiedad por estrés, lógicamente no iba yo a ser menos, y hara cosa de nueve años tuve mi gran bache, ahora me doy cuenta en lo beneficioso que ha sido para mi, porque gracias a ello puede aprender a valorar lo importante de lo insignificante, que no hay nada urgente, solo gente con prisa.

Que después del uno va el dos y que las cosas no sirve de nada guardarlas, que lo único que hay que guardar es la vergüenza para sacarla en momentos de extrema necesidad.

Así que, tras aprender la lección de la forma mas dura posible, es decir teniendo el espirito hecho trizas ya no me guardo nada, lo triste es que en casa topo con un muro al que cuando no le interesa algo se sale por la tangente y lo acabo dejando por imposible.

Me cabrea el echo de que no se afronten los problemas, así solo consiguen hacerse mas grandes y que se enquisten, y desde luego no quiero que nos pase a nosotros. Se que cuando algo me molesta o hace daño resulto de lo mas machacona, voy hurgando en la llaga y además le echo sal hasta asegurarme que no queda nada, que lo hablamos y también se que no te gusta, imagino que es porque te parece que es un enfrentamiento y sin embargo para mí el enfrentamiento vendría si no puedo decir lo que siento y pienso. Pero se que no debería pasar como tanqueta sin conductor arrasando todo lo que pillo por delante.

Aun nos estamos conociendo, y nos queda mucho por descubrir el uno del otro, prometo tener paciencia con tus manías, pero por favor tenla tu también con las mías. Es verdad has mas que demostrado que la tienes, ahora solo nos falta conseguir que hables las cosas y no te las guardes para ti y me despaches con un simple vale....

También es verdad que ya me he acostumbrado a ello, y no me lo tomo tan a mal como al principio y tu cada día lo utilizas menos… los dos juntos estamos mejorando y nos queda mucho tiempo por delante…

Te quiero



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es tan importante como la mía, haz como en tu casa pensando que estas en la mía...

Linkwithir

...