martes, 7 de julio de 2009

¡que malos somos!



Cuando me pongo a pensar en el comportamiento que tenemos en general, llego a la misma conclusión que Mafalda... lo extraño es que haya vida en este planeta.

Ultimamente los ánimos están muy alborotados en el trabajo, envidias, y si lo piensas bien, por que envidiar a nadie si en realidad no sabes el tipo de vida que tiene, a la que te descuidas resultara que tiene mas mierda que tu, ahí estas como un verdadero gilipollas envidiando ha alguien que se ha creado el super-personaje y luego cuando te vas enterando de las cosas descubres que simplemente es patético.

En mis tiempos de novata ciber quede "deslumbrada" por una serie de personajes, lo de personajes no lo digo en plan peyorativo, sino indicando la fachada que se han creado cara ese mundo, ocultando sus carencias para así reinventarse como querría ser. Pero que pasa... que según vas concibiéndoles te vas dando cuenta y al final llega el desengaño, la desilusión... no es oro todo lo que reluce, es cierto pero a veces ni siquiera llega a latón.

Con el tiempo he aprendido a no tenerlo en cuenta, porque siempre hay en el alma del personaje una fracción de lo que es realmente e intento quedarme con eso... otras sin embargo, lo que descubro no sirve ni para tacos de escopeta... triste...

Eso me pasa solo con las personas que han ido a hacer daño, necesitan hacerlo porque no tienen otro modo de alimentar su alma yerma, vive a base de cumplidos y "lameculos", a esos por fin los evito como la peste.

Con la madurez que dan los años, a algunos mas que ha otros te das cuenta que en realidad todos somos quinceañeros, que queremos ser mas que nadie, el numero uno en todo, el que mas vive, siente y... pero en realidad solo somos nosotros, descontentos de la vida que tenemos, la mayoría de las veces de como la vivimos o nos vemos obligados a vivirla, porque nadie absolutamente la vive como quiere, diga lo que diga, algo siempre nos obliga a alguna acción, llegar a fin de mes, la hipoteca, familia, trabajo, pareja e hijos.

Ya me he vuelto a perder, empiezo pensando una cosa y acabo diciendo otra, no por veleta sino porque mi cerebro anda en veinte cosas a la vez y la mayoría de las veces incluso a mi me cuesta seguir el hilo de mis pensamientos, son tantas las inquietudes y cosas por hacer... y tan poco el tiempo.

Marcho a dormir, mejor dicho aun haré mil cosas antes de acostarme, y me levantare unas cuantas según vaya recordando....

Hasta mañana....

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es tan importante como la mía, haz como en tu casa pensando que estas en la mía...

Linkwithir

...