miércoles, 15 de julio de 2009

Nos devora el tiempo




Recuerdo cuando en mi niñez y adolescencia, el tiempo no pasaba, el día era eterno, incluso tenía horas completas de total aburrimiento y sin embargo ahora, con la calma que se supone te dan los años, el tiempo vuela, no se que es aburrirme y no llego a nada.

Me ha venido al pensamiento un artículo que leí en su día, sobre que con el paso del tiempo se ve influenciado por la dopamina que producimos, según vamos envejeciendo poco a poco vamos produciendo menos esta hormona y por lo tanto tenemos la sensación de que el tiempo pasa mucho mas aprisa.

Aunque también se dice que el fundamento de esta percepción esta basada en la ley de la relatividad de Einstein es decir, una variable relativa al observador, si algo nos es agradable, placentero resulta mucho mas breve que visitar al dentista... como doloroso ejemplo de algo interminable.

Ahora bien el tiempo es el que hay, y de nosotros depende como lo empleemos, y lo que es mas importante no tener la sensación de desperdiciarlo en absoluto, cada segundo que vivimos debe ser precioso y valorado en su justa medida.

El tiempo vuela y mas cuando eres feliz, ¿sera por eso que estos meses han pasado como si fuese un suspiro mi amor?

Dulces sueños... ese tiempo también cuenta... y lo que es peor.... vuela...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es tan importante como la mía, haz como en tu casa pensando que estas en la mía...

Linkwithir

...